Es el momento de trabajar con las imágenes filmadas, disponiéndolas de forma cuidadosa y precisa para que adquieran ritmo y funcionen narrativamente. No es este el lugar para explayarnos acerca de lo que entendemos por un buen montaje, pero sí nos parece primordial que el mensaje sea claro y vaya unido a una forma narrativa estimulante.