Al tratarse de filmación digital, la postproducción de color ha de ser más que meticulosa y adecuada a la cámara que hayamos empleado. Esa corrección artística del color orientada a lograr una estética determinada y coherente es el etalonaje. 

Podemos presumir de buenos maestros en la materia porque nos hemos formado en Berlín, con el equipo encargado de la postproducción de color en las películas de Ridley Scott.