Realizamos la filmación en negativo digital con una resolución de 6K RAW. Eso nos permite dar un tratamiento cinematográfico al color y lograr una nitidez de imagen muy superior al Full HD. Así nos resulta posible entregar vídeos aptos para grandes formatos, que no perderán calidad visual si son proyectados en una sala de cine.

Contamos con una de las mejores cámaras actuales, empleada con igual frecuencia en blockbusters hollywoodienses y películas de autor. La RED Dragon permite la grabación en super slow motion de hasta 300 fotogramas por segundo, y su elevada resolución hace posible extraer imágenes para carteles, impresiones en papel y otros soportes.

Por otro lado, puede ser adaptada rápidamente al tipo de escena que se vaya a filmar, pasando en pocos minutos de un rig ligero a uno pesado o a su montaje en un estabilizador Movi Pro. Eso supone agilizar los tiempos de rodaje y, en consecuencia, reducir los costes.

Disponemos también de un par de cámaras Blackmagic y de todo un arsenal de cámaras B como la Sony FS-7, un estándar en publicidad y documentales de alta definición.

A todo ello añadimos la utilización de drones para la filmación de planos aéreos en negativo digital con resolución de 4K. Tenemos drone, licencia de AESA para volarlo y seguro de responsabilidad civil, si bien su uso, naturalmente, solo es posible en aquellos espacios aéreos en que la legislación lo permita.

Por último, desempeñamos la labor de DIT (Digital Image Technician) y hacemos uso de cualquier material adicional que la elaboración del vídeo requiera, se trate de kits diversos de iluminación, estabilizadores de cámara como el Freefly Movi Pro, packs de lentes prime de cine o sliders, entre otras posibilidades.